Nueva molécula en Venus posible causa del efecto invernadero

Wednesday, October 10, 2007

Los científicos planetarios en ambos lados del Atlántico han detectado una molécula catalogada de rara, en las atmósferas tanto de Marte como de Venus. La molécula, una forma exótica de dióxido de carbono, podría afectar al mecanismo del efecto invernadero sobre Venus. El descubrimiento está siendo anunciado hoy en la reunión anual de la División de la Sociedad Americana Astronómica de Ciencias Planetarias en el Orlando, Florida.

El misterio comenzó en abril de 2006, poco después de la llegada de la sonda Venus Express de3 la ESA a Venus, el segundo planeta del Sistema Solar. Mientras tanto un equipo europeo incluyendo a miembros de Francia, Bélgica y Rusia liderados por Jean-Loup Bertaux, utilizaba el Espectrómetro Infrarrojo Atmosférico (SOIR) para medir ocultaciones solares.

Para hacer esto, el instrumento observa conjuntamente el Sol detrás de Venus, permitiendo a los científicos para estudiar el modo que las longitudes de onda específicas de luz son absorbidas por la atmósfera del planeta. Estas longitudes de onda y el nivel de absorción otorgan la identidad y la cantidad de gases en la atmósfera.

El equipo vio una huella no identificada en 3.3 micrómetros en la región media infrarroja del espectro. "Era visible y sistemático, aumentando con la profundidad en la atmósfera, durante la ocultación, entonces sabíamos que era verdadero," dice Bertaux.

El equipo mantuvo su descubrimiento confidencial mientras intentaban identificar la molécula responsable. Ellos pensaron al principio que debía ser una molécula orgánica. Estas moléculas contienen carbón e hidrógeno. Sin embargo, ninguna de las moléculas orgánicas conocidas, coinciden con las de las observaciones.

En diciembre de 2006, Mike Mumma del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, en Maryland, investigó si el equipo de SOIR veía algo especial sobre Venus en 3.3 micras. Él había descubierto una huella espectral no identificada en aquella longitud de onda, utilizando telescopios en Hawai orientados hacia Marte. Los dos equipos compararon las huellas de la absorción: eran idénticos.

Esto era una gran pista. Tanto las atmósferas de Marte como de Venus están compuestas de dióxido de carbono en un 95 %, aunque la atmósfera de Venus sea mucho más espesa que la de Marte. El equipo americano sugirió que la huella pudiera venir de un isótopo de dióxido de carbono, donde un átomo de oxígeno es "normal", con ocho protones y ocho neutrones, mientras el otro tiene ocho protones y diez neutrones. Tal isótopo se encuentra en el 1 % del dióxido de carbono sobre la Tierra aproximadamente, el resto contiene dos átomos de oxígeno normales.

Sin embargo, nadie antes había visto la molécula absorber en 3.3 micrometros. Una investigación por tres grupos independientes, uno conducido por Mumma en América, Sergei Tashkun y Valery Perevalov en la Universidad de Tomsk, Rusia, y Richard Dahoo en el Servicio d'Aéronomie du CNRS, Francia, llegaron a la misma conclusión. La huella podría ser causada por una transición rara sólo posible en el isótopo.

Los pesos diferentes de los átomos de oxígeno, permiten a la molécula para cambiar su vibración de dos modos simultáneamente, mientras que las moléculas normales sólo pueden cambiar un estado a la vez.

Esta transición rara le permite absorber aún más energía y contribuir aún más al efecto invernadero sobre el planeta Venus. Sobre la Tierra, sin embargo, hay 250.000 veces menos dióxido de carbono y su contribución adicional al efecto invernadero de la Tierra será pequeña.

Imágenes propiedad: ESA

Fuente: ESA

0 comments

Fans Facebook

Astrofotos on Facebook