Existe agua en la luna Europa de Júpiter

Saturday, November 19, 2011

La luna Europa de Júpiter, según han confirmado estudios de la NASA, tiene grandes lagos de agua líquida, bajo la superficie helada que cubre todo el satélite. Los datos de la sonda espacial Galileo que fue lanzada en 1989, han proporcionado las pruebas de la existencia del líquido elemento.

Los datos obtenidos sugieren que hay un cambio significativo entre la corteza helada de Europa y el océano que está bajo la superficie. Esta información podría reforzar los argumentos que el océano subterráneo de la luna Europa, representa un hábitat potencial para la vida en otros lugares de nuestro sistema solar. Los hallazgos aparecen publicados en la revista científica Nature.

"Los datos abren una posibilidad convincente", dijo Mary Voytek, director del Programa de Astrobiología de la NASA en la sede de la agencia en Washington. "Sin embargo, los científicos de todo el mundo van a querer estudiar este análisis y hacer revisiones de los datos, antes de que podamos apreciar las implicaciones de estos resultados."

La sonda espacial Galileo de la NASA, fue lanzada por el transbordador espacial Atlantis en 1989 a Júpiter, donde ha revelado numerosos descubrimientos y obtenido datos que han tardado décadas en ser analizados. Galileo estudió Júpiter, que es el planeta más masivo del Sistema Solar, y algunos de sus numerosas lunas. Las cuatro lunas de Júpiter más grandes, se denominan lunas galileanas y son Io, Europa, Ganímedes (la mayor luna del sistema solar) y Calisto, en honor a su descubridor que fue Galileo.

Uno de los descubrimientos más importantes ha sido la conclusión de la existencia de un océano de agua salada global, por debajo de la superficie de Europa. Este océano es lo suficientemente profundo para cubrir toda la superficie de Europa y contiene más agua líquida que todos los océanos de la Tierra juntos. Sin embargo, está lejos del sol, y la superficie del océano está completamente congelada. La mayoría de los científicos creen que esta capa de hielo es de decenas de kilómetros de espesor. Esto supone un problema si queremos llegar hasta la zona de agua líquida, tener que atravesar esos kilómetros de superficie helada.

"Una de las opiniones de la comunidad científica ha sido: si la capa de hielo es tan gruesa, eso es malo para la biología. Eso podría significar que la superficie no se comunica con el mar de fondo", dijo Britney Schmidt, autora principal del estudio y becaria postdoctoral en el Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas en Austin. "Ahora, vemos evidencias de que se trata de una capa de hielo gruesa que se puede mezclar enérgicamente y que tiene lagos poco profundos. Esto podría hacer de la luna Europa y su océano un lugar más habitable."

En la superficie de Europa puede estar formada por mecanismos que implican el intercambio significativo entre la capa de hielo y el lago subyacente. Esto proporciona un mecanismo o modelo para la transferencia de nutrientes y energía, entre la superficie y el vasto océano. Este hecho, se cree que aumenta el potencial para la presencia de vida en Europa.

Los autores del estudio tienen buenas razones para creer que su modelo es correcto, basado en observaciones de Europa por la sonda Galileo y también de la Tierra. Sin embargo, debido a que los lagos inferidos son de varios kilómetros bajo la superficie, la única confirmación real de su presencia vendría, de una misión futura, en la que una nave espacial sea diseñada para explorar la capa de hielo. Dicha misión fue calificada como la segunda misión de más alta prioridad y está siendo estudiada por la NASA.

"Esta nueva comprensión de los procesos en Europa no habría sido posible sin la base de observaciones sobre las capas de hielo de la Tierra y los estantes flotantes de hielo en los últimos 20 años", dijo Don Blankenship, un co-autor del estudio y científico de investigación senior en el Instituto de Geofísica , donde dirige estudios de radar en el aire, de las capas de hielo del planeta.
Galileo fue la primera nave espacial diseñada para medir directamente la atmósfera de Júpiter y realizar observaciones a largo plazo del sistema joviano. La sonda fue la primero en volar por un asteroide y descubrir la luna de un asteroide. La NASA extendió la misión tres veces para aprovechar las capacidades científicas única de Galileo, y en su final puso rumbo hacia Júpiter para chocar en la atmósfera en septiembre de 2003 y eliminar así cualquier posibilidad de incidir en Europa.

La misión Galileo fue dirigida por el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) en Pasadena, California.

Imágenes: NASA/Britney Schmidt/Dead Pixel VFX/Univ. of Texas at Austin/Ted Stryk

Fuente: NASA

0 comments

Fans Facebook

Astrofotos on Facebook