Una galaxia formada como en el cosmos temprano

Sunday, January 30, 2011

Las estrellas se forman en Henize 2-10, una galaxia enana y que está situada a unos 30 millones de años luz de la Tierra, a una velocidad prodigiosa. Debido a esta circunstancia, los cúmulos de estrellas en esta galaxia, tienen la mayoría un aspecto azul. Esta combinación entre un estallido de formación de estrellas y un agujero negro masivo, es análogo a las condiciones que existían en el Universo temprano. Desde que Henize 10.2 no contiene un bulto considerable de estrellas en su centro, los resultados han revelado que el crecimiento del agujero negro supermasivo, puede preceder el crecimiento de los bulbos en las galaxias. Esto último difiere del universo relativamente cercano, donde el crecimiento de los bulbos de las galaxias y los agujeros negros supermasivos parece ocurrir en paralelo.

Las observaciones combinadas de múltiples telescopios ha proporcionado a los astrónomos una vista detallada sobre como el proceso en la formación de galaxias y agujeros negros pudo haber ocurrido en el universo temprano. Esta imagen muestra los datos ópticos obtenidos por el Telescopio Espacial Hubble en rayos X de color rojo, verde y azul, en púrpura los capturados por el Observatorio de rayos X de la NASA Chandra, y los datos de radio fueron obtenidos del Very Large Array del Observatorio Nacional de Radioastronomía en Chile, que se representan de color amarillo.

Una fuente compacta de rayos X en el centro de la galaxia, coincide con una fuente de radio, dando evidencia del crecimiento activo de un agujero negro supermasivo con una masa de aproximadamente un millón de veces mayor que la del sol.

Imagen propiedad: X-ray (NASA/CXC/Virginia/A.Reines et al); Radio (NRAO/AUI/NSF); Optical (NASA/STScI)

Fuente: NASA

Nacimiento y muerte de estrellas en la galaxia de Andrómeda

Wednesday, January 19, 2011

Dos telescopios de la ESA han unido sus fuerzas para observar la galaxia de Andrómeda desde una nueva perspectiva. Herschel es capaz de distinguir los anillos donde se forman las nuevas estrellas, mientras que XMM-Newton captura los rayos-X que arrojan al espacio las estrellas en agonía.

Durante las navidades de 2010, los telescopios espaciales de la ESA Herschel y XMM-Newton apuntaron hacia la galaxia espiral más cercana, la M31. Esta galaxia es similar a nuestra Vía Láctea: ambas contienen varios cientos de miles de millones de estrellas. Esta imagen es la más detallada jamás tomada de la galaxia de Andrómeda en la banda del infrarrojo, en la que se pueden distinguir claramente las regiones donde se están formando nuevas estrellas.

El telescopio espacial Herschel, capaz de capturar la luz en la banda del infrarrojo lejano, ha desvelado las nubes de gas y polvo frío en el interior de las que se forman las estrellas. Dentro de estas grandes nubes, las nuevas estrellas comienzan a formarse en el seno de cúmulos de polvo de los que se van nutriendo en un lento proceso gravitatorio que puede durar cientos de millones de años. Una vez que la nueva estrella ha adquirido suficiente densidad, comenzará a brillar en las longitudes de onda de la luz visible, emergiendo de su nube natal y mostrándose ante los telescopios ordinarios.

Se conoce un gran número de galaxias en espiral, pero Andrómeda es especialmente interesante porque presenta un gran anillo de polvo de unos 75 000 años luz de diámetro que rodea el centro de la galaxia. Algunos astrónomos especulan que este anillo podría haberse formado recientemente tras una colisión con otra galaxia. Esta nueva imagen obtenida por Herschel aporta nuevas evidencias, mostrando al menos cinco anillos concéntricos en los que se están formando nuevas estrellas.

La imagen en rayos-X tomada de forma casi simultánea por el telescopio de la ESA XMM-Newton se encuentra superpuesta sobre la imagen en infrarrojo. Si bien las longitudes de onda del infrarrojo permiten observar estrellas en formación, los rayos-X normalmente revelan estrellas que están llegando al final de su vida.

XMM-Newton muestra un gran número de fuentes de rayos-X en la galaxia de Andrómeda, muchos de ellos agrupados entorno al centro de la galaxia, donde normalmente la densidad de estrellas es mayor. Estas emisiones revelan ondas de choque o fragmentos de la explosión de una estrella cruzando el espacio interestelar, otras indican parejas de estrellas engarzadas en una lucha gravitatoria a muerte.

En esta peculiar danza, una de las estrellas ya ha muerto y arrastra el gas de su compañera, todavía activa. A medida que el gas atraviesa el espacio interestelar, se calienta y comienza a emitir rayos-X. La estrella activa puede llegar a agotarse, despojada de gran parte de su masa por el fuerte campo gravitatorio de su compañera, de mayor densidad. La estrella muerta, envuelta en un manto de gas robado, puede llegar a explotar.

Tanto la imagen en infrarrojo como la de rayos-X muestran información que sería imposible recabar desde tierra, ya que estas longitudes de onda son absorbidas por la atmósfera terrestre. El titilar de las estrellas que vemos desde la Tierra es hermoso, pero nos oculta gran parte de la información. La luz visible nos muestra las estrellas adultas, mientras que el infrarrojo desvela aquellas en formación y los rayos-X las que han llegado a su agonía final.

Para poder estudiar el ciclo de vida de las estrellas, es necesario observar todas sus etapas, y es precisamente aquí donde la contribución de Herschel y de XMM-Newton resulta fundamental.

Imágenes propiedad: ESA/Herschel/PACS/SPIRE/J. Fritz, U. Gent; X-ray: ESA/XMM-Newton/EPIC/W. Pietsch, MPE; optical: R. Gendler

Fuente: ESA

El brillo de la galaxia elíptica NGC 1275

Sunday, January 2, 2011

Esta imagen capturada por el Telescopio Espacial Hubble muestra la galaxia NGC 1275, que presenta unas estructuras filamentosas similares a finos hilos, en el gas que rodea a toda la galaxia. Los filamentos rojos se componen de gas frío están suspendidos por un campo magnético. Además están rodeados por los 100 millones de grados Fahrenheit de gas caliente que irradia el centro del cúmulo de galaxias de Perseo.

Los filamentos son marcadores del proceso de retroalimentación a través de la cual, la energía se transfiere desde el agujero negro central masivo, hacia el gas circundante. Los filamentos se originan cuando el gas frío se transporta desde el centro de la galaxia, a través de burbujas que se elevan hasta el gas interestelar caliente.

A una distancia de 230 millones de años luz, NGC 1275 es uno de las galaxias elípticas gigantes más cercanas a nosotros y se encuentra en el centro del cúmulo de galaxias de Perseo.

La galaxia NGC 1275 fue fotografiada en julio y agosto de 2006 con la Cámara Avanzada de Revisiones del Telescopio Hubble.

Imagen propiedad: NASA

Fuente: NASA

Fans Facebook

Astrofotos on Facebook