Sistema planetario KOI-961: los exoplanetas más pequeños

Sunday, March 18, 2012

Esta concepción artística muestra un sistema planetario tan compacto que es más parecido a Júpiter y sus lunas que a una estrella y sus planetas. Los astrónomos han utiliado los datos de la misión Kepler de la NASA y los telescopios basados en tierra, para confirmar la existencia del recientemente sistema planetario KOI-961, sede de los tres exoplanetas más pequeños detectados en órbita alrededor de una estrella distinta de nuestro sol. Un exoplaneta es un planeta que se encuentra fuera de nuestro sistema solar.

La estrella, que se encuentra a unos 130 años luz de distancia en la constelación del Cisne, es una enana roja, cuya dimensión es la sexta parte del tamaño del sol, o sólo el 70 por ciento más grande que el planeta Júpiter. La estrella es más fría que nuestro sol, y da más luz roja que amarilla.

El más pequeño de los tres planetas, llamado Koi-961.03,es el que se encuentra más lejano de la estrella, y se representa en primer plano de la imagen. Este planeta es aproximadamente del tamaño de Marte, con un radio de 0,57 veces mayor que la de la Tierra. El planeta al lado de la parte superior derecha, es KOI-961.01, que tiene 0,78 veces el radio de la Tierra. El planeta más cercano a la estrella es KOI-961.02, con un radio 0,73 veces la de la Tierra.

Los tres planetas orbitan alrededor de la estrella en menos de dos días, con el planeta más cercano en algo menos de medio día. Su proximidad a la estrella también significa que son planetas muy calientes, con temperaturas que oscilan de 350 a 836 grados Fahrenheit (176 a 447 grados Celsius). La zona habitable de la estrella, o la región donde el agua líquida podría existir, se encuentra mucho más allá de los tres planetas.

Las observaciones basadas en tierra que contribuyen a estos descubrimientos fueron realizados con el Observatorio Palomar, cerca de San Diego, California, y el en Observatorio Keck en Mauna Kea, en Hawai.

Imágen propiedad: NASA/JPL-Caltech

Fuente: NASA

Telescopio Hubble observa el nacimiento de estrellas

Sunday, March 11, 2012

Esta agrupación masiva de estrellas jóvenes, llamado R136, tiene sólo unos pocos millones de años de edad, y está localizado en una región denominada 30 Doradus Nebula, también llamada la Nebulosa de la Tarántula, una turbulenta región de nacimiento de estrellas, en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la Vía Láctea. No se conocen región de formación estelar en la galaxia de la Vía Láctea tan grande o tan prolífico como 30 Doradus.

Muchos de las estrellas parecen diamantes azules helados y están entre las estrellas más masivas conocidas. Varias de ellas son 100 veces más masivas que nuestro sol. Estas estrellas están destinadas a estallar, como una traca de petardos, y lo harán como supernovas en unos pocos millones de años.

La imagen, capturada en luz ultravioleta, visible y rojo a través de la Wide Field Camera 3 del Telescopio Hubble, tiene una extensión de unos 100 años luz. La nebulosa se encuentra lo suficientemente cerca de la Tierra para que el Hubble pueda resolver estrellas individuales, dando a los astrónomos información importante sobre el nacimiento de las estrellas y su evolución.

Las estrellas brillantes están tallando cavidades profundas en el material circundante dando rienda suelta a un torrente de luz ultravioleta, y un fuerte huracán de vientos estelares (corrientes de partículas cargadas), que está lejos de la nube de gas hidrógeno que envuelve en la que las estrellas que acaban de nacer.

La imagen muestra un paisaje de fantasía con pilares, crestas y valles, así como una región oscura en el centro que más o menos se parece a la silueta de un árbol de Navidad. Además de esculpir el terreno gaseoso, las estrellas brillantes también pueden ayudar a crear una generación sucesiva de lo que serán sus hijos. Cuando los vientos golpean las paredes densas de gas, a través de esos impactos, se puede estar generando una nueva ola de nacimiento de estrellas.

Estas observaciones fueron tomadas entre el 20 y 27 del 10 de 2009. El color azul es la luz de las estrellas más calientes y masivas, el verde revela el brillo del oxígeno, y la fluorescencia roja muestra el hidrógeno.

Imagen propiedad: NASA, ESA, and F. Paresce (INAF-IASF, Bologna, Italy), R. O'Connell (University of Virginia, Charlottesville), and the Wide Field Camera 3 Science Oversight Committee

Fuente: NASA

Fans Facebook

Astrofotos on Facebook